Inicio

¿Cómo afectó el confinamiento y el distanciamiento social a los patrones de consumo de vino y cerveza en las culturas británica y española?

  • Imagen

Los resultados han sido publicados en: How has COVID-19, lockdown and social distancing changed alcohol drinking patterns? A cross-cultural perspective between britons and Spaniards. Food Quality and Preference, 2022, 95, 104344.

Durante los primeros meses de 2020, el mundo se enfrentó a una pandemia violenta e implacable. A finales de año se habían notificado más de setenta y siete millones de casos de COVID-19 en todo el mundo. Debido a que es una enfermedad altamente contagiosa, las medidas recomendadas adoptadas por la mayoría de las naciones para prevenir la infección incluyeron el distanciamiento social y la cuarentena.

La pregunta es: ¿Cómo afectan estas medidas de distanciamiento social y confinamiento a la vida cotidiana de las personas en el contexto de esta nueva pandemia?

Con esto en mente, el objetivo general de esta contribución fue explorar las respuestas culturales al distanciamiento social y el confinamiento. En concreto, entender cómo estas medidas sanitarias gubernamentales modificaron los mecanismos de consumo de alcohol e interacción social en dos culturas muy afectadas por la pandemia: la británica y la española. El estudio del consumo de bebidas como el vino o la cerveza resultó de ser importancia porque estas bebidas son marcadores de identidad y expresión social y están fuertemente arraigadas a las culturas, estando la cultura de los individuos ligada de manera importante a los patrones de consumo.

Para responder a la cuestión inicial, se llevó a cabo un estudio colaborativo entre colaborativo el Instituto de Ciencias de la Vid y del Vino el UK Centre for Excellence on Wine Education, Training and Research, basado en encuestas online, diseñado para explorar el comportamiento de consumo de vino, cerveza y otras bebidas antes y durante el confinamiento, se aplicó a dos poblaciones de participantes británicos y españoles (179 participantes de cada país).

Por un lado, contrariamente a la idea general de que el Reino Unido es un país cervecero y España un “país de vino”, en nuestro estudio, los participantes británicos declararon consumir principalmente vino, mientras que los españoles cerveza, tanto antes como durante el confinamiento.

Por otro lado, los consumidores españoles experimentaron cambios significativos en los patrones de consumo de bebidas debido al confinamiento. En particular, se observó una disminución generalizada del consumo especialmente de cerveza acompañada con tapas para los españoles--- un aspecto altamente social de la cultura española. Este cambio de hábito social explicaría la disminución del consumo de alcohol en España u que está ligado fundamentalmente a la cultura. De manera diferente, los participantes británicos parecen haber estado buscando una vida "normal" durante el confinamiento, a través de algún tipo de adaptación a la nueva realidad, manteniendo sus hábitos normales, aunque físicamente distantes. Esta búsqueda de una nueva normalidad mostró un aumento significativo en la frecuencia de consumo en encuentros virtuales mantenidos entre semana con amigos y familiares. Esto podría explicar el hecho de que, contrariamente a los participantes españoles, los participantes del Reino Unido mantuvieron su frecuencia de consumo de alcohol durante el confinamiento.

A pesar de que España se clasifica tradicionalmente como un "país de vino", parece que los hábitos culturales están evolucionando. Están surgiendo otras formas de comunicación cultural a través de las bebidas, como es el caso del consumo de cerveza por parte de los ciudadanos jóvenes en un contexto social. Del mismo modo, la clasificación tradicional del Reino Unido como "país cervecero" no es consistente con el consumo declarado por los participantes británicos en el presente estudio. Cuando observamos las respuestas de los británicos, tanto el vino como la cerveza parecen tener un papel social ambivalente. Contrariamente a lo que observamos para los participantes españoles, no se observó ninguna distinción entre el consumo de cerveza y vino en el contexto social o la vida privada para los participantes británicos. Esto no es sorprendente, porque estos resultados están de acuerdo con varios datos econométricos e históricos que muestran que el Reino Unido ha contabilizado una parte importante de las importaciones mundiales de vino durante siglos.

En general, nuestros resultados mostraron que los británicos no experimentaron cambios significativos en el consumo de alcohol durante el confinamiento porque adaptaron su consumo a las circunstancias. Sin embargo, los españoles experimentaron disminuciones relacionadas con la ausencia de sus contextos sociales habituales, lo que hizo disminuir especialmente el consumo de cerveza, pero mantener el de vino. Estos resultados sugieren que, para los británicos, el consumo de alcohol es un núcleo central para su cultura, mientras que, para los españoles, la socialización es más una característica cultural que el alcohol en sí.