Inicio

Diversidad genética en la vid y adaptación al cambio climático (DIGEVIDA)

  • Fotografía

Este proyecto que coordina el investigador del Instituto, Javier Ibáñez parte de la idea de que “la adaptación de la viticultura a las nuevas condiciones ambientales relacionadas con el cambio climático dependerá en gran medida de la variación genética disponible presente en determinadas variedades de elite y en la especie Vitis vinifera. La viticultura actual se basa en el cultivo de unas pocas variedades, multiplicadas vegetativamente durante siglos. Además, en las últimas décadas también se ha generado un renovado interés por el estudio e incorporación de variedades minoritarias que, al ser remanentes de una viticultura antigua, han mantenido una mayor rusticidad, por lo que podrían adaptarse mejor a las condiciones climáticas actuales y futuras”.

 

La propuesta utiliza estrategias de genómica, metabolómica y genotipado de alto rendimiento para caracterizar la variación global existente en cultivares de élite como Tempranillo y Garnacha, y en las variedades ibéricas, así como la diversidad que atesoran para caracteres relacionados con su capacidad de adaptación a los efectos previstos del cambio climático. Este objetivo principal representa un enfoque multidisciplinar en la caracterización y el uso de la diversidad genética utilizando una combinación de las últimas tecnologías ómicas y de fenotipado para respaldar la selección clonal y varietal clásica.

 

Para lograr este objetivo general el investigador propone tres objetivos específicos: 1. Caracterización de la variación somática presente en el cultivar Garnacha y desarrollo de herramientas moleculares para el estudio y rastreo de linajes clonales en Garnacha y Tempranillo. 2. Caracterización y contextualización de la diversidad intra-específica de Vitis vinifera (cultivada y silvestre) en la Península Ibérica. 3. Uso de esta diversidad genética de la vid para mitigar los efectos del cambio climático apoyando tanto la selección clonal como el posible cambio varietal en áreas vitivinícolas”.

 

Los resultados del desarrollo de estos objetivos serán múltiples y abarcarán aspectos básicos y aplicados. Por un lado, se generará conocimiento sobre la diversidad genética global intra-cultivar e intra-específica de la vid en la Península Ibérica, sobre su estructura genética y relaciones familiares También se obtendrá valiosa información sobre la diversidad fenotípica y los genes y variantes génicas responsables de la misma en características fundamentales para la calidad del vino que permitan la adaptación a los efectos del cambio climático. Por otro lado, se desarrollarán herramientas moleculares para el rastreo de linajes clonales en dos variedades de élite españolas y de linajes familiares en variedades ibéricas, lo que ayudará a valorar su capacidad de mantener la tipicidad. Finalmente, el proyecto permitirá la identificación de materiales genéticos (accesiones de Tempranillo y Garnacha) para ser utilizadas directamente en selecciones clonales, así como variedades individuales de diferentes regiones que, por cercanía genética y composición de mosto podrían ser útiles para la sustitución de variedades en el futuro en distintas regiones vitícolas.

 

El proyecto que gestiona el Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIS) cuenta con un presupuesto global de 242.000 euros y se desarrollará desde septiembre del 2021 hasta agosto de 2024.