Inicio

El calentamiento global permite producir una segunda cosecha de uva, de características totalmente distintas y claramente superiores a las de la primera cosecha

  • Fotografía

El Profesor Fernando Martínez de Toda publica un artículo en Vitis Journal of Grapevine Research en el que demuestra que el cambio climático permite producir dos cosechas al año, con 40-50 días de diferencia en las fechas de maduración y vendimia y que la composición de la uva de la segunda cosecha es totalmente distinta y claramente superior a la de la primera cosecha.

Mediante una adecuada ejecución de la técnica de forzado de yemas en las variedades Garnacha, Tempranillo y Maturana Tinta, es posible obtener una segunda cosecha de los brotes forzados, que se suma a la primera cosecha de los pámpanos principales. La segunda cosecha representa alrededor del 30% de la cosecha primaria, lo que supone alrededor de 1 kg/cepa. En relación con el control no forzado, la cosecha primaria madura unos 13 días más tarde y la cosecha secundaria unos 40-50 días más tarde.

La segunda cosecha produce racimos y bayas más pequeños con pH más bajo, mayor acidez, ácidos málico y tartárico más altos y antocianos mucho más altos en comparación con la cosecha primaria.

Ésta es la primera contribución a la literatura que estudia, en condiciones de campo y para tres variedades de vid, la distinta composición de la uva entre la cosecha primaria y la cosecha secundaria.

 

Más información:

Martínez de Toda, F. (2021) Global warming allows two grape crops a year, with about two months apart in ripening dates and with very different grape composition - The forcing vine regrowth to obtain two crops a year. Vitis Journal of Grapevine Research, 60,119–124.

DOI: 10.5073/vitis.2021.60.119-124